El drama de una esposa desesperada: ‘Más vale solas que mal acompañadas’

mas vale solas

Jimena, una mujer que prefiere estar sola que mal acompañada hizo carcajearse al público de Casa Tiyahui con el relato de su vida amorosa que formó parte del festival de la risa

 

Una divertida puesta en escena se presentó el sábado en Casa Tiyahui, donde el actor Luis Falcón protagonizó a Jimena, una mujer casada que más tarde descubre porqué su esposo no está interesado en pasar una noche romántica con ella.  Beto, es un importante hombre saltillense, vive con su mujer e hijos en el fraccionamiento San Lorenzo y pasa mucho tiempo con Enrique, otro importante personaje de la ciudad con quien juega tenis y desayuna en el deportivo San Isidro.

Las risas no dejaron de sonar en este espacio cultural, pues alrededor de 50 personas se dieron cita para escuchar el relato de una mujer que comenzó bailando y haciendo un split para luego presumir su “vida perfecta” con Beto, sin embargo un pequeño acontecimiento que compartió con los asistentes la dejó en completo shock.  Jimena es uno de los personajes que Carreta de Locos ha creado para diversión de los coahuilenses, esta compañía de teatro independiente de la ciudad de Monclova visitó la ciudad en el marco del Festival de la Risa con esta divertida obra dirigida por Héctor Moreno y producida por David Chávez.

Jimena interactuó cuanto pudo con el público, les contó cómo su vida perfecta tenía un “prietito” en el arroz  -y no eres tú, wey- dijo la mujer a uno de los asistentes.  Resulta que Beto engañaba a su mujer y esta pensaba que con Brenda Jaqueline, la muchacha de la limpieza, pero para sorpresa de Jimena y el público, en realidad Beto y Enrique eran pareja –y no era un episodio de Plaza Césamo- gritó despavorida Jimena, por lo que el público carcajeó para después verla bailar y hasta tomar tequila de lo triste y desesperada que estaba.

Antes de que Jimena descubriera a su esposo en su propia recámara con Enrique, ella había preparado lo que sería una noche de pasión, hasta visitó una sex shop del centro de la ciudad, compró a la “Shakira” inflable, un baby doll de color rojo y hasta unas películas porno.  Jimena lo tenía todo listo y esperó a que su esposo Beto llegara a la casa y entonces comenzó el baile candente, pero al parecer Beto no prestó interés a su “encendida” esposa quien bailaba entre lo vulgar y lo corriente, pero Beto –“impretérito”-, dijo Jimena.

“Me estaba convirtiendo en una excelente teibolera, sin el tubo obvio, pero Beto inmóvil; yo era una mujer que se había convertido en un volcán, pero Beto como los chinitos, nomás milando; yo ya no sabía si sacar a la Shakira de plástico para despertar sus más bajos instintos, pero Beto “swim to swim”, o sea nada de nada”, comentó Jimena al público, quienes no podían parar de reír.

¿Qué pasó con la pareja?

Después de tan malos ratos para Jimena, quien no pudo tener una noche de pasión con Beto para luego descubrirlo en la cama con Enrique, esta decidió divorciarse y por eso se puso a bailar al ritmo de la música y hasta invitó a algunas mujeres del público, por lo que todos en Casa Tiyahui tuvieron que cantar “divorciada ahá ahá”, -ay qué hueva- decía Jimena cuando escuchaba cantar a los asistentes.  Después esta mujer ya divorciada dijo que Beto ya vivía con su pareja y que ella se había tenido que quedar con los niños –bueno entre semana están con Brenda Jaqueline y los fines de semana con mi mamá- dijo la mujer, quien aplicó un “gaymómetro” que según ella no falla, a la hora de saber si un hombre en realidad no es tan hombre .

Al término de la función el público despidió a Jimena (Luis Falcón) con una ovación, este a su vez agradeció al público e indicó que la puesta en escena es un proyecto de cabaret.

share

REGISTRO GRATUITO

Registra tu negocio dentro de nuestra Guía llenando este formulario.